fbpx

Lo que nadie te cuenta del CO2

El informe llevado a cabo por la IPCC (Intergovernmental Panel on Climate Change), organismo de la ONU, concluyó en 2019 que el sistema alimentario actual entendido como un todo, incluyendo toda la cadena desde la producción, procesado, distribución, mayoristas/minoristas hasta pérdida y desperdicio es responsable de más de un tercio de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

¿Pero y si la situación fuera todavía más crítica?

A priori esta imagen parece muy dramática debido a la cantidad de CO2 que hay en nuestro planeta. Sabemos que este gas es el principal en cantidad, un 81% versus un 10% de metano, 7% óxido de nitrógeno y 3% gases fluorados.

 

¿Pero es el CO2 el gas más potente? Sabemos que puede estar en la atmósfera por miles de años, pero ¿qué hay del metano y del óxido de nitrógeno? ¿Y los gases fluorados?

Los gases fluorados son los más dañinos con un efecto de calentamiento de 23.000 veces superior al CO2, su presencia en la atmósfera es de 50 años y básicamente agotan la capa de ozono.  Estos gases se han ido retirando debido al Protocolo de Montreal (gracias al cual desde 1987 hasta el 2014 se ha eliminado con éxito más del 98% de las SAO, revertiendo los daños causados a la capa de ozono). Pero actualmente siguen existiendo algunos de estos gases artificiales (HFC, PFC y SF6) que se utilizan para algunos equipos de refrigeración, aire acondicionado, agentes espumantes, disolventes, en la industria cosmética, farmacéutica, o bien como gas aislante entre otros, pero también se está trabajando en erradicarlos.

El metano (CH4) no está tantos años en la atmósfera como el CO2, de hecho, está unos 12 años, pero resulta que es hasta 28 veces más agresivo cuando hablamos de calentamiento global ya que este atrapa el calor y tiene un efecto directo en el aumento de las temperaturas. 

El óxido de Nitrógeno (N2O) es hasta 296 veces más potente que el CO2 y está en la atmósfera más de 100 años.  

¿Pero y estos todos dos últimos gases de dónde provienen?

 

El 65% del N2O proviene del ganado, en otras palabras, de la industria ganadera.
El 44% de CH4 proviene del ganado, en otras palabras, de la industria ganadera.
32 mil millones de toneladas de CO2 al año proviene del ganado, en otras palabras, de la industria ganadera.

 

Gamberrxs, ¿sabéis qué absorbe el CO2? Exacto, los árboles y el océano.

¿Sabéis que parte del mundo se dice que es el pulmón de la Tierra? La selva del Amazonas. Hace 20 años esta absorbía 2.000 millones de toneladas de CO2, ahora su capacidad es menos de la mitad, de hecho, está tan saturada que estudios ya indican que en 15 años dejará de absorberlo.

Los árboles absorben CO2 para convertirlo en O2.

Adivinad qué industria está detrás de la desforestación del Amazonas.

El 91% de la destrucción del Amazonas es a debido a la industria ganadera y la agricultura para alimentar a todo este ganado.

Expertos de la ONU recalcan que cambiar a una dieta basada en plantas puede ayudar a combatir el cambio climático.

El informe de la IPCC (organismo de la ONU) hecho por más de un centenar de científicos concluye que si la tierra se utilizara de forma más eficiente, esta podría absorber más carbono. Recalcan que se podría alimentar a más personas utilizando menos tierra si la gente dejara de comer carne.

«El 91% de la destrucción del Amazonas es a debido a la industria ganadera y la agricultura para alimentar a todo este ganado»

Esto es debido a que, al dejar de comer carne, la producción/oferta caería como consecuencia de una baja demanda, por lo que también se dejaría de inseminar artificialmente al ganado (es inviable por métodos naturales que hayan billones y billones de animales para el consumo como los que hay actualmente), por lo que caería en picado las emisiones de gases de efecto invernadero. Además, al haber mucho menos ganado al que alimentar, las tierras ahora utilizadas para conrear soja transgénica (u otros) se podrían transformar en bosques, y la tierra que ahora está destinada al ganado, podría destinarse a conrear comida para humanos.

Se estima que para alimentar a una persona que tenga una dieta basada en plantas durante un año equivale a 0,06 hectáreas (1/6th acre) mientras que una persona que consume carne de media se necesitaría 18 veces más, es decir, 1.21 hectáreas (3 acres).

» (…) para poder mantener nuestros hábitos de consumo, aquí en la Unión Europea, necesitaríamos 3.5 planeta Tierra, en EEUU por ejemplo necesitarían 5.55 planeta Tierra»

 

En resumen, para poder mantener nuestros hábitos de consumo, aquí en la Unión Europea, necesitaríamos 3.5 planeta Tierra, en EEUU por ejemplo necesitarían 5.55 planeta Tierra.

Los números hablan por sí solos, nuestro consumismo es insostenible para habitar este planeta ya que la Tierra no da más de sí.

El informe también apunta a la repercusión sobre los gases de efecto invernadero que se producen debido la pérdida y el desperdicio alimentario, donde hablan de un 10% de las emisiones globales.

¿A qué estamos esperando para actuar? Actualmente podemos revertir todo lo hecho hasta el momento, pero de aquí unos pocos años será demasiado tarde y no habrá vuelta atrás.

Empecemos a tomar consciencia de nuestros actos. Toda acción cuenta y cada granito de arena que podamos aportar es un avance.

¡ESO ES!

 

 

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies