fbpx
¿Has oído hablar de la técnica «cold press»? Pues es la culpable de que nuestros zumos sepan tan ricos, conserven todas las propiedades y nutrientes de las frutas y verduras que usamos, y los conviertan en opción saludable para conseguir llegar o complementar las tan recomendadas 5 piezas diarias de fruta y verdura. ¡Te explicamos como!
 
 

¿Cómo funciona una licuadora cold pressed?

 
El prensado en frío o cold press es un método de extracción de jugo en el que, primero se tritura toda la fruta y la verdura, creando una pasta, para después aplastarla a alta presión hidráulica y sacar hasta la última gota de zumo. De esta manera, se aprovecha al máximo la materia prima usada.
 
Durante este proceso, se trabaja con velocidades muy bajas por lo que no hay calentamiento de la fruta y la verdura y se evita su oxidación. Esto permite que se conservan todas sus propiedades y ¡evitamos la fuga de sus nutrientes! Es decir, obtenemos un zumo intenso, colorido y saboroso, como si bebiéramos directamente de la fruta.
 
 
Sostenibilidad ESOES
 
 

¿En que se diferencia de un licuado convencional?

Las licuadoras convencionales trituran la fruta y la verdura con hélices cortantes que giran a gran velocidad, centrifugando llos ingredientes y por lo tanto, produciendo calor. Este calor es el responsable de destruir las enzimas, y de la consecuente pérdida de nutrientes de los productos usados. Esto resulta en una bebida de bajo valor nutricional en comparación con un zumo cold pressed.
 

Beneficios

 
Un litro de zumo cold press contiene más de dos kilos de fruta y verdura por lo que su consumo supone un gran aporte de nutrientes, minerales, antioxidantes y vitaminas para nuestro cuerpo, y nos puede ayudar a cumplir con las recomendaciones de consumo de 5 piezas de estos alimentos al día. Son por lo tanto un aliado perfecto para llevar a cabo una dieta saludable.
Su digestión es fácil, al igual que la absorción de nutrientes; y lo mejor de todo es que contiene única y exclusivamente fruta y verdura, sin azúcares añadidos, ni colorantes ni conservantes.
 
Además, como hemos comentado, al no haber un aporte de calor, el zumo mantiene todas las propiedades de la fruta y verdura, convirtiendo al cold press en un producto sabroso, saludable y colorido, y en una ¡super inyección para el organismo!
Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies