fbpx

¿Qué es la economía circular y por qué deberías saberlo?

El concepto de economía circular, aunque te suene a nuevo, no lo es, pero…¿por qué ahora está ganando cada vez más popularidad? Veréis, estamos destrozando el planeta debido a nuestro modelo de consumo. ¿Sabíais que en la Unión Europea producimos más de 2.500 millones de toneladas de residuos cada año? ¿Y que en España somos responsables de 130 millones de toneladas de residuos anuales?

«¿Y que en España somos responsables de 130 millones de toneladas de residuos anuales?»

Identificado el problema:

La ecuación es muy fácil, cuanto más consumimos (de manera no consciente e irrespetuosa) menos tenemos en cuenta la naturaleza y nuestra calidad de vida. Consumimos con la idea de que más es más y como hemos dicho antes, a veces más es menos, mucho menos, hasta que no haya vuelta atrás.

«Consumimos con la idea de que más es más (…) a veces más es menos, mucho menos hasta que no haya vuelta atrás»

Los humanos somos creadores, desde cepillos de dientes hasta puentes que unen continentes. Está en nuestra naturaleza, observamos, pensamos, creamos… ¿El problema? El cómo creamos (materiales que usamos) y qué hacemos con ello cuando pensamos que ya ha llegado al final de su vida útil.

Pensad en un árbol. Una higuera, de las que vas por el campo y el olor del fruto te conduce hacia ella. Esta nace, crece, da sus frutos (que sirven de alimento para los animales y al caer sirven también para alimentar la tierra), absorbe el C02 para convertirlo en oxigeno e incluso, el día en que muera, también hará su función sirviendo así de nutrientes para otra vez, la tierra.  Este ciclo es precisamente lo que se quiere y pretende conseguir con la economía circular:

Un ejemplo práctico de economía circular:

María compra una camiseta en una tienda responsable y ética con material de buena calidad para su hijo Nico de 15 años. Después de tres años utilizando la camiseta a Nico le queda pequeña y se la da su hermana Laura. La camiseta dura tres años más hasta que también le queda pequeña y esta, pasa a un amigo de María, Pablo, que como ella tiene un hijo de 15 años.

Después de tener una bonita y larga vida de unos 9 años como camiseta, en vez de tirarla, Pablo decide hacer trapos de cocina y fundas de cojines. Cuando estos ya están bien usados Pablo recicla los trapos (la funda de cojín aún le dura) y gracias a ello se crea un bolso para Irene. Este bolso le durará cinco años hasta que un martes 13 Irene tropezará y romperá el bolso. Pero no pasa nada porque lo reparará y durará un año más. Luego la tela se reciclará y será un lienzo para el cuadro que en un futuro estará en el Louvre.

Bienvenidos a la economía circular donde antes que tirar se va a reciclar, reutilizar, reparar, devolver, volver a usar y así sucesivamente evitando tirar una materia prima que puede tener un bonito ciclo de vida perenne.

Datos importantes:

Según cifras del Parlamento Europeo, la aplicación del modelo de economía circular podría suponer una disminución del 70% de las emisiones de CO2 de cara al 2030, algo que supondría un gran avance en la lucha contra el cambio climático.

Para los que estéis preocupados por la tasa de empleo, esta crecería ya que nuevos lugares de trabajo serían creados, además, los países de la Unión Europea se ahorrarían hasta 630.000 millones de euros cada año.

Si hay una entidad que destaca en la materia es la Fundación Ellen McArthur, que promueve, educa y explica este modelo teniendo como misión “acelerar la transición hacia una economía circular”. Su labor es interdisciplinar ayudando a desarrollar el concepto de economía circular en el ámbito de los negocios, a nivel gubernamental e incluso académico.

Para una mejor comprensión de las bases de este modelo, identifican tres principios:

  1. Diseño Ecológico: los residuos y la polución no están por accidente. Estos son consecuencias de decisiones tomadas en la etapa del diseño donde, según sus datos, el 80% de los impactos medioambientales se determinan en esta fase.
  2. Constante uso de los productos y materiales: mantenerlos en la economía de manera que sean reutilizados, reparados y re-creados. Afirman que hacer que los productos duren para siempre no es la única solución, sino que cuando hablamos de productos como comida o el packaging, se debería poder obtener de vuelta estos materiales para que no acaben en la naturaleza (“basuraleza”).
  3. Regeneración de la naturaleza: en vez de crear “menos impacto negativo”, crear impacto positivo. Su propuesta se basa en devolver nutrientes a la tierra y otros ecosistemas para mejorar los recursos naturales.

Nuestra visión en ESOES:

Desde ESOES queremos citar unas palabras del Javier Goyeneche (CEO y fundador de ECOALF) que siempre tendríamos que tener presentes y actuar en función de estas: “No podemos seguir viviendo en este planeta como su hubiese otro al que poder ir”.

La Tierra es nuestra casa pero la compartimos con muchas otras especies, todas necesarias para garantizar un perfecto equilibrio en la naturaleza. Reducir el cambio climático está en nuestras manos:

Apostemos por ECO y no por EGO.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies